Home

#103

 Una vuelta a la moneda

El Vals de los Inútiles por Felipe Azúa

El Vals de los inutiles

La ópera prima del joven director Edison Cajas se inscribe dentro del género del documental, pero la tradición de ficción de este prolífico director de cortometrajes (El Vigilante, Titanes, Miércoles 8 Martes 7) salta a la luz con un relato que habla del manejo del cine como técnica para narrar ya sea desde el documento o desde la subjetividad del realizador.

El Vals es una crónica sutil y aguda sobre el movimiento estudiantil del año 2013, en particular sobre el movimiento secundario y universitario que se reunió en torno al centro de Santiago. A partir de la observación de dos personajes centrales nos enteramos de la organización al interior del Instituto Nacional, liceo emblemático y líder en movilizaciones del cual han egresado diversas figuras públicas del país; y por otro lado conocemos a modo de observación como se formó un protomovimiento que pretendía realizar una posta de corredores que día y noche trotaban alrededor de la moneda como si se tratará de un baile romántico que rodeaba la casa de gobierno, algo así como un vals interno que pretendía seducir a nuestros gobernantes por 1800 horas continuas.

Darío Díaz es un estudiante de cuarto medio que está a punto de egresar del Instituto Nacional, su rutina es el reflejo de un adolescente tipo que se enfrenta a sus inseguridades y a la vez trata de formar una opinión acerca de la situación del movimiento estudiantil. En su liceo de excelencia se debate entre la posibilidad de tomarse el recinto y Darío muestra sus dudas con respecto a la eficacia de la medida o más bien a la seriedad de sus compañeros y cual sería el fin de seguir este movimiento. Darío es un ser observador  lejano que entra en una realidad pero no se hace parte, un ser casi desalienado que mira desde la trastienda. Es con este personaje que el director presenta una mirada completamente cinematográfica de los hechos, utilizando de manera efectiva el registro documental de protestas, tomas de colegios y noticias.

Miguel Ángel es un señor mayor que al parecer vive en la comodidad de la clase media alta, el hombre se dedica al tenis como instructor de niños. Dentro de su agitada rutina vemos una relación cercana con su hija adolescente y una personalidad ganadora que exige lo mejor de sus pupilos. El documental se encarga de mostrarnos que Miguel Ángel es un hombre informado que sigue de manera atenta la coyuntura política del momento.

A medida que avanza el metraje Miguel Ángel comienza a transformarse en una especie de profecía de la energía que los jóvenes muestran. Esta metáfora se cumple cuando este protagonista recuerda junto a su hermano Francisco el momento en que fueron detenidos por aparatos de inteligencia durante la dictadura militar tan sólo por seguir sus ideales. Una fotografía tomada el mismo día de su detención nos liga al recuerdo de este hombre que mira de manera melancólica los ideales que tenía en ese momento, banderas de lucha que hoy otros están cargando, con nuevas herramientas y nuevas formas de conducción.

Es de esta misma manera que el director crea (en este caso este término se ajusta mejor que “documenta”) el imaginario de una protesta que incluye vals, marchas y disturbios todo como una gran sinfonía sintética que no se ve sobrepasada por la necesidad de documentar y mantiene siempre la mirada subjetiva del realizador a través del personaje de Darío.

Punto aparte merece también la capacidad de investigación que permitió al realizador (a saber egresado el mismo Instituto) adentrarse en la rutina de los salones y el sistema de educación de este Liceo que hace gala de excelencia y que forma a líderes críticos de los cuales no puede escapar cuando ese carácter se vuelve en contra del propio sistema. En este registro el equipo no se conforma con meterse dentro de una toma o del sistema de votaciones que lleva a ella, sino que busca personajes y rutinas específicas de esta nueva lógica de convivencia donde todo adquiere otro significado sobre todo a la edad de los protagonistas.

Es así como la película de Edison Cajas se hace cargo de un encuentro entre dos generaciones, que comparten ideales y que en el fondo han sido acalladas de distintas maneras, y nos revela de manera sutil su punto de vista crítico que a momentos se emociona con la grandeza de estos movimientos sociales y luego vuelve a su trinchera de observación con ese sabor amargo que deja el reconocer que probablemente todo sea un esfuerzo inútil frente a un sistema que se retroalimenta y se regenera en un ciclo interminable.

Con el ímpetu de una ópera prima, que se sirve del cine como herramienta de construcción y con la inclusión de una banda sonora rica en la información que permite recrear un atractivo panorama del conflicto estudiantil, El Vals de los Inútiles representa una manera de realizar documental que recoge inquietudes y las pone en un mapa político y sensible de un conflicto que aún no acaba. 

 

[vimeo 76572923]

Dirección: Edison Cájas

Guión: Edison Cájas

Producción: Catalina Donoso, Natalia De La Vega

Fotografía: Edison Cájas

Sonido: Roberto Collío, José Miguel Carrasco

Música: Pablo Ginjot

Edición: Edison Cájas, Melisa Miranda

Intérpretes: Darío Díaz, José Miguel Miranda

Anuncios

Un pensamiento en “El Vals de los Inútiles

  1. Se nos viene un gran director de cine chileno… Edison Cájas está marcado por el éxito… Su mirada aguda y reflexiva promete un arsenal de imágenes en movimiento a futuro… Este vals es sólo el comienzo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s