Home

#97

La importancia de los sentidos

Ver y Escuchar por Felipe Azúa

ver y escuchar

Este nuevo documental del realizador José Luis Torres Leiva se presenta como un ejercicio didáctico sobre el diálogo y gente con capacidades distintas. La película muestra a una serie de personajes ciegos y sordos que combinados en parejas son reunidos para compartir su experiencia de vida y en particular sobre su percepción de los fenómenos naturales y cotidianos que surgen del diario vivir.

Esta película realizada en blanco y negro mantiene durante gran parte de la narración su carácter documental de observación mezclado con un ejercicio lúdico donde los personajes parten desde el pie forzado de esta reunión, en una mezcla que parece ser aleatoria pero que de a poco va generando sentido por el contraste que cada parte de las duplas representa.

Las conversaciones se desarrollan mayormente en la calma de paisajes exteriores de distintas ciudades de Chile y en algunas ocasiones se aprovecha el medio ambiente para generar en los personajes una interpelación a los sentidos que tienen afectados, como por ejemplo una bella interacción entre un hombre ciego y un joven sordo quienes mutuamente tratan de explicar como cada uno percibe la caída de una piedra al agua. Esta intención poética de generar una conversación sustenta gran parte de la película y gracias al carisma de algunos personajes encontramos momentos de gran sensibilidad, los cuales son acentuados con algunas transiciones que remiten al carácter experimental de este documental. Estos son momentos de completa expresividad como pequeñas grabaciones del mar o imágenes al parecer negativas o térmicas que podrían responder a preguntas tales como ¿Cuál será la sensación de caminar en la arena sin tener nuestra visión completa?

Gran parte del film está asentado en la textualidad y se comprende ya que se trata de una apertura al diálogo, porque son los personajes los que tienen que entenderse entre si sin importar el diálogo con la cámara que de manera sobria los observa alejándose de cualquier pretensión. Esa intención es, a nivel moral, algo valorable de la película que instala una instancia de conversación donde cada uno con sus particularidades debe intentar comprender al otro, pero en su carácter estético quizás lo mas rescatable del film está en la expresividad que pocas veces utiliza haciendo hincapié en el gesto antes que la acción, como por ejemplo en la disociación que existe entre la pantalla y el sonido cuando vemos un primer plano de un interprete en lenguaje de señas y la voz que escuchamos es de su interpretado, son estos momentos los que quedan fuertemente arraigados en la memoria y donde la sensibilidad “social” da paso a un momento fílmico que llega a una profundidad mayor que el texto.

Hacia el final de la película el ejercicio didáctico va ganando cada vez mas terreno hasta llegar a levantar sendos discursos sobre la discriminación y la situación de la educación de la sociedad para aceptar a personajes con capacidades distintas. Este acercamiento a la institucionalidad de un discurso políticamente correcto provoca un alejamiento parcial de la idea y una abstracción que no tiene el resto del relato, ya que la parte sensible que vemos en personajes queribles se diluye ante una interpelación directa al sistema.

Dirección: José Luis Torres Leiva

Producción: Catalina Vergara

Dirección de Fotografía: Inti Briones, Cristián Soto, Niles Atallah, José Luis Torres Leiva

Sonido: Claudio Vargas, Peter Rosenthal, Roberto Espinoza

Música: Miguel Miranda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s