Home

#95

La familia insular de Dominga

La isla por Valentina Azúa

 

La isla
Este cortometraje dirigido por la chilena Dominga Sotomayor y la polaca Katarzyna Klimkiewicz, fue parte de la ceremonia inaugural de esta versión número 20 del Festival Internacional de Cine de Valdivia, junto con “Redemption”, otro cortometraje, esta vez del director portugués Miguel Gomes.

El guión de la “La Isla” fue desarrollado en conjunto por ambas directoras a partir de un poema de Wislawa Szymborksa, escritora polaca. El resultado es un drama íntimo, al interior de una familia, que es muchas veces tratado con una elegante sutileza. El cortometraje fue rodado en Chiloé, allí la familia de tres generaciones se reúne en lo que parece ser una habitual casa de veraneo, en torno a una mesa y la preparación de un curanto. Los primeros planos que podemos ver, nos introducen en la idea de que la historia se desarrollará en una isla y luego después de un expresivo zoom Back que se abre entre la vegetación, entendemos gracias al uso del fuera de campo, algo del suceso más trascendente para la trama de esta historia.
Lo que sigue es la familia que se reúne, con una lograda naturalidad en los diálogos y las actuaciones, dado principalmente por las situaciones y fragmentos que se eligen contar, de pronto el espectador es como un integrante más de la reunión que va fijando su atención entre unos y otros, sin quedarse con ninguno mucho tiempo, pero si el suficiente, para entrever lo que late en el interior de cada uno. Así es como nos enteramos que el padre de la familia, a quien se le espera no ha llegado aún, y otra vez con el recurso del fuera de campo, oímos que se le llama sin obtener respuesta.
Cuando la familia se separa para ir a recorrer la isla en parejas, hay un cambio de tono que va tensionando la narración y evidenciando los conflictos que, tal como en “De Jueves a Domingo” el primer largometraje de la chilena, hablan del quiebre de la familia.

Los personajes recorren el entorno en busca de un lugar que no calza con sus recuerdos, algo que como dice uno de los personajes, ” este es el lugar, aquí fuimos felices y si no es el mismo lugar es uno que se le parece mucho” y el problema no es entonces este parecido, si no que la, supuestamente pequeña, diferencia que hace que no sea el mismo.  Podemos confirmar entonces la existencia de una obsesión de Sotomayor, que aún codirigiendo se hace presente, y es estas ansias de narrar lo que sucede cuando un compromiso para toda la vida, como es el matrimonio, se rompe, siempre con hijos de por medio. Es lo que podemos  ver en “Debajo” , este cortometraje que antecede a su largo, que se presenta como un experimento formal, contándose todo en un plano cenital, que también en medio de una reunión informal, da cuenta de una situación entre dos padres separados, y los hijos de ambos. Basta entonces solo recordar la sinopsis del mencionado largometraje, donde desde el punto de vista de la hija mayor de un matrimonio, y en medio de unas vacaciones familiares, somos testigos del momento mismo en que se produce el quiebre entre los padres, si es que es posible identificar tan sólo un momento para que esto ocurra.  Entonces, volviendo a “La isla” sólo falta enumerar los elementos del cine de Dominga que en esta oportunidad se vuelven a reunir, tenemos entonces la familia, las vacaciones, las reuniones informales, los hijos, el quiebre de un matrimonio, y un personaje en particular que podría ser perfectamente la misma niña de “De Jueves a Domingo”, que cantaba canciones italianas,  algunos años después pintándose la uñas desganada en medio de una reunión familiar, en ella vive una consciencia desapegada, un desanimo a ratos conmovido por los relatos de su madre, sobre un pasado cómico, anecdótico, pero al parecer feliz, donde el padre que en esta oportunidad no llega, si estaba presente. Tal vez esta similitud es intencional, o tal vez solo es un parecido dado por la clase y el segmento etario.  Por qué hay otra cosa más que se puede decir del cine de Dominga, y es que responde a una clase social determinada, que es puesta en pantalla con la suave franqueza que da la cercanía a la misma.

Hacia el final del relato,  se acaba el día, como dice la sinopsis, llega la noche y con ella un desenlace, que bien podría ser el quiebre que de el fin de un primer tercio de un largometraje, pues este corto ha logrado esbozar al menos 3 historias que desarrolladas aún más, podrían resultar en una nueva película de Dominga Sotomayor, que esta vez se haría cargo de un quiebre mucho más definitivo y violento al interior de una familia.

Guión y Dirección: Dominga Sotomayor y Katarzyna Klimkiewicz

Producción: Rebeca Gutiérrez Campos y Jan Naszeswki

Dirección de Fotografía: Inti Briones

Montaje: Catalina Marín

Sonido: Julia Huberman y Roberto Espinoza

Elenco: Rosa García Huidobro, Francisca Castillo, Gabriela Aguilera, Niles Atallah, Carmen Couve, Baltazar Fuenzalida y Abner Acevedo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s