Home

#86

TEATRO EN EL CINE

Pérez por Samuel Olivares

perez

Alvaro Viguera dirige su primer largometraje, basado en la obra teatral Pérez. Película que narra la historia de un padre cuarentón y ausente que invita a su hija a pasar junto a él y su joven polola un fin de semana lejos de la ciudad.

Pérez es un hombre de mediana edad que tiene alma de joven, su novia Marion, más joven que él está nerviosa por la visita que esperan, desea causar buena impresión, en el inicio se juega un poco con quien puede ser el invitado tan esperado, hasta que aparece una menuda joven que es la hija de Pérez, eso no se sabe con tanta certeza al comienzo, pero con el devenir de la película queda claro. La forma de relacionarse entre ambos no es la convencional entre un padre y una hija. Roma no es una joven fácil de llevar, tiene una actitud adolescente y aunque no lo es, su manera de actuar parece todo el tiempo la de una muchachita de no más de dieciocho años. La película hereda todo de la obra de teatro, historia, elenco, diálogos, y como tal se sustenta en el discurso, la palabra guía la trama y lamentablemente muchas veces las características de los personajes se ven sobrepasadas por la verborrea incesante en la que se sitúan dentro de la historia.

Los diálogos son tan “perfectos” que hacen sospechar y toda la clave realista en la que se instaura el film en términos cinematográficos se torna pobre, es “teatral”, artísticamente no hay un gran aporte al cambiar la obra de soporte, no se aprovecha de buena manera el soporte fílmico para potenciar el relato, que a ratos se torna redundante y pastoso. No basta con la escasa relación que han tenido a través del tiempo Pérez y Roma, tampoco es suficiente con los ataques de Roma a Marion. Otro elemento que incomoda un poco es ver a Antonia Santa María interpretar el papel de Roma, un personaje de una mujer tan joven, que en la clave realista en la que está instalado el film no se condice del todo, porque por más menuda y joven que se pueda ver la actriz está lejos de ser una jovenzuela de veinte años, y si bien en el teatro estás situaciones de edad pueden pasarse por alto porque la distancia entre las tablas y el espectador es mayor o la clave teatral te permite convenciones o licencias que el cine no tolera muchas veces en una película que se condice con el real es casi una aberración poner a alguien diez años mayor a interpretar un papel de alguien tan mozo, hubiese sido bueno darse el trabajo de casting y buscar el personaje idóneo para la versión fílmica de Pérez, eso le hubiese aportado frescura verdadera al personaje, que como tal, está tan armado que es abrumadora la capacidad que tiene de cuestionar todo, pareciese ser una estudiante de filosofía e historia y política, sabe todo y responde con una locuacidad, perturbadoramente sospechosa.

En relación a las interpretaciones de los otros dos personajes, en sí son correctísimas, las emociones son medidas y logran alcanzar la empatía, más que nada el problema narrativo de Pérez atañe a la forma en la que se establece el desarrollo fílmico de la película que es muy somero, no basta con grabar la obra para transformarla en una película, no es suficiente con las buenas actuaciones; sino que es necesario un punto de vista, discurso (más allá de la verborrea), falta entender a cabalidad que el cine nunca ha querido ser teatro, por más que unos lo intenten una y otra vez; que el cine es más que narrativa.

Director: Álvaro Viguera

Productor: Antonia Santa María, Gregorio González, Josefina Undurraga

Dirección de Fotografía: Andrés Garcés

Montaje: Camilo Campi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s