Home

#67

SOMBRAS MOVIDAS POR LAS LLAMAS

Sentados Frente al Fuego por Felipe Azúa

La segunda película de Alejandro Fernández vuelve a visitar el campo, los parajes de un valle poco amable funcionan como un pequeño detonante de una historia sencilla pero muy sensible. Estas locaciones son parte importante del relato ya que la película se articula como una especie de diario de vida, y es más diario de una nueva vida. Daniel y su pareja Alejandra están comenzando desde cero en un lugar campestre y solitario, luego de venir de la ciudad. Ahí se Daniel se hace cargo de un club de campo abandonado y realiza trabajos del campo con un grupo de lugareños. Aunque le cuesta acostumbrarse a la labor todo parece andar bien, pero Alejandra sufre una enfermedad que de a poco deteriora su estado. La historia de amor entre ambos comienza a verse afectada y a través de las estaciones del año Daniel comienza a alejarse de Alejandra y va guardando sus emociones. El desenlace es igual de emotivo que toda la historia de amor que viven. Es necesario definir que el concepto de “amor” que maneja esta película es un acierto, ya que si bien es muy sensible y con un romanticismo más fuerte que cualquier San Valentín, no tiene nada que ver con el género romántico, sino es más bien una mirada realista sobre las relaciones de pareja.

El contexto del año que transcurre entre 2009 y 2010 sirve para complementar con otras narraciones, terremotos, partidos de futbol, rescate de mineros atrapados, etc. Todo esto crea un escenario que evoluciona con el tiempo y que además va cargando de energía un relato ya potente.

El trabajo con actores no profesionales que Alejandro Fernández mostró en su ópera prima Huacho (2009), se ve reforzado en esta segunda película por el sobrio papel protagónico de Daniel Muñoz que logra entrar de manera precisa en la relación realista que tiene el director para afrontar la puesta en escena. El trabajo de diálogos mantiene un tono que pocas veces se puede apreciar en el cine nacional, con una calidez y sutileza que no puede hacer más que unirnos con los personajes, y las elecciones de dirección que realiza Fernández pasan a ser un valor ético, al trabajar con actores no profesionales, en locaciones reales y con un trabajo sencillo de puesta en escena. Y aunque a nivel formal se aleja de “Huacho” tiene la misma potencia de un relato que no da concesiones ante las posibilidades de realizar un trabajo con mayor espíritu comercial, sino que se detiene a buscar una alternativa necesaria para contar este relato.

La simpleza de la relación de pareja es el pilar fundamental de esta película, como puede llevarnos a través de un relato bastante elíptico a emocionarnos, a sentirnos identificados y además llegar a comprender más elementos sobre las decisiones humanas, que a veces la moral señala como erróneas.

En general, siempre me he cuestionado el trabajo de creación de personajes en el cine, buscando la mejor forma para llegar a personajes creíbles, queribles y humanos. Las respuestas que siempre encontramos tienen que ver con una supuesta tridimensionalidad, que no es más que seguir una lista de características de manuales de guión que sólo siguen haciendo crecer la lista de personajes fallidos y llenos de manías un poco fútiles, cuando esto ocurre lo llamo una “humanidad controlada”. En “Sentados Frente al Fuego” los personajes están llenos de otros elementos, elementos difíciles de descubrir, complicados de enumerar, pero que existen como una vibración, como una “humanidad libre”. Entre esos elementos están sus errores, propios de la debilidad y por otro lado están sus pasiones, sus recuerdos (sobre todo los más insignificantes), la forma en que pueden relatar una historia y como la olvidan. La forma en que Fernández encuentra la comunión entre 2 personas es atípica, se trata de una pareja que no aparece en las películas (menos en televisión), es una pareja que se conforma con jugar con un gato o construir un trineo para la nieve que nunca encontrarán. Y por sobre todo es una pareja que de una u otra forma sabemos que desaparecerá y es ahí donde la película alcanza un grado de profundidad extra ya que es un relato que se lee desde la nostalgia, que se entiende desde un principio como algo fugaz, como bien dice el personaje de Daniel es algo como “esa sensación que si te dormís se acaba…”

[youtube.com/watch?v=ENADfx9PhWs]

 

Director: Alejandro Fernández Almendras

Producción: Villalobos

Fotografía: Inti Briones

Sonido: Pablo Pinochet

Música: Los Jaivas

Reparto: Daniel Muñoz, Alejandra Yañez

Anuncios

Un pensamiento en “Sentados Frente al Fuego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s