Home

#56

Fragmentos de una vida

Violeta se fue a los Cielos por Samuel Oivares

Sexta película de Andrés Wood uno de los cineastas más destacados dentro del circuito nacional y que por más de una década viene desarrollando sostenidamente su filmografía. Su última película generó desde un comienzo altas expectativas y rápidamente se transformó en un éxito de taquilla, mérito no menor para una cinta nacional, en donde en un alicaído circuito hace un par de años que una película no lograba sobrepasar los doscientos mil espectadores.

Violeta se fue a los cielos, narra la historia de Violeta Parra, una de las artistas más importantes y completas que ha visto nacer esta tierra, poeta, cantautora, tejedora y pintora entre otros, un personaje popular sumamente respetado y venerado por todos, con un gran legado artístico y familiar que han hecho crecer su figura a través de los años.

La película se basa en el libro del mismo nombre escrito por su hijo Ángel Parra, quien también estuvo presente en todo el trabajo del filme. La película aborda desde la infancia de Violeta hasta sus últimos días, es un relato bastante elíptico en donde muchas veces se conjugan distintos tiempos narrativos y vamos uniendo diferentes fragmentos de la vida de Violeta a un mismo tiempo. Desde un comienzo la película tiene saltos temporales que la hacen un tanto difícil de seguir en términos de relato, muchas veces uno tiende a perderse en los tiempos y espacios narrativos, sin saber muy bien la cronología de los hechos, que paulatinamente empiezan a ordenarse, aunque nunca de forma clara. Otra debilidad del relato es que nunca se profundiza mucho en ninguna secuencia y muchas quedan en el aire como “momentos sueltos”. Una de esas secuencias es cuando su padre en un bar comienza a romper todo con su guitarra, es un momento de mucha fuerza, de catarsis, pero un tanto gratuito dentro del relato, ya que, sucede de forma arbitraria y nunca entendemos muy bien las razones.

Los primeros minutos, correspondientes a la infancia de la protagonista, intentan esbozar la figura y personalidad del personaje, pero hay una imagen que se hace reiterativa a lo largo del filme y nunca tampoco logramos unirla con todo el resto, que es cuando una niña come maquis en un cementerio, pareciera ser como una añoranza de un tiempo, como un recuerdo casi onírico, pero no logra quedar claro y se transforma en un recurso reiterativo que satura. Hay muchos otros planos de este tipo dentro del metraje, imágenes que aparecen como islas dentro del montaje para tratar de suavizarlo e intentar llevar un ritmo más menos fluido entre los saltos temporales que vamos viendo en una misma secuencia.

El oficio de Wood a veces queda en cuestión, porque la cinta no corre con toda la fluidez que debería y tampoco logra grandes momentos dramáticos que hagan sobresalir a la historia, la cual recurre a dos elementos para hacerla avanzar, pero son casi una muletilla de este tipo de película (Bio pics); una entrevista que le realizan a Violeta en un programa de televisión, la cual de manera muy expositiva va uniendo los acontecimientos desde un comienzo de la película.  Junto a esto también están las canciones de Violeta, que permiten ir pasando de un lugar a otro sin mucho problema y a la vez ir narrando, ya que, muchas veces la misma letra de las canciones funciona como un perfecto interlocutor de las emociones más internas del personaje, volviendo literal a la película.

En términos formales la cinta está sumamente bien lograda, el arte es correcto, la fotografía también y lo más destacable es la interpretación de Francisca Gavilan como Violeta, se roba la película, su frescura, su forma de moverse en escena siempre la hace parecer natural y además se mantiene en un nivel interpretativo que aumento a lo largo de la historia. Sin embargo un punto bajo de la cinta son las canciones, muchas de ellas están fuera de lipsing lo cual salta y molesta a ratos, no es siempre, pero las veces que ocurre te saca de la escena, haciéndola perder fuerza emotiva.

La película se centra principalmente en dos hechos dentro de la vida de Violeta y articula toda la cinta en torno a estos sucesos más “relevantes”, que son la muerte de su hija y su amorío con Gilbert, estos dos momentos marcan su historia y en cierta forma todo gira en relación a estos eventos. Esto provoca que muchos de los personajes y otras secuencias a ratos parezcan accesorios y prescindibles, pero que a su vez otros se echen de menos, como su hijo Angel que no sabemos porque no está más hacia el final de la película.

Lamentablemente nunca logramos conocer del todo a Violeta, no se nos permite entrar de lleno en todo su mundo, no porque sea un personaje críptico, sino porque la construcción que realiza Wood no es del todo acabada, se queda mucho en lo anecdótico y no logra dar una nueva dimensión al personaje, ni tampoco logra extrapolar las emociones de ésta a lo largo de la película, quedando bastante al debe.

Sexta película de Andrés Wood uno de los cineastas más destacados dentro del circuito nacional y que por más de una década viene desarrollando sostenidamente su filmografía. Su última película generó desde un comienzo altas expectativas y rápidamente se transformó en un éxito de taquilla, mérito no menor para una cinta nacional, en donde en un alicaído circuito hace un par de años que una película no lograba sobrepasar los doscientos mil espectadores.

Violeta se fue a los cielos, narra la historia de Violeta Parra, una de las artistas más importantes y completas que ha visto nacer esta tierra, poeta, cantautora, tejedora y pintora entre otros, un personaje popular sumamente respetado y venerado por todos, con un gran legado artístico y familiar que han hecho crecer su figura a través de los años.

La película se basa en el libro del mismo nombre escrito por su hijo Ángel Parra, quien también estuvo presente en todo el trabajo del filme. La película aborda desde la infancia de Violeta hasta sus últimos días, es un relato bastante elíptico en donde muchas veces se conjugan distintos tiempos narrativos y vamos uniendo diferentes fragmentos de la vida de Violeta a un mismo. Desde un comienzo la película tiene saltos temporales que la hacen un tanto difícil de seguir en términos de relato, muchas veces uno tiende a perderse en los tiempos y espacios narrativos, sin saber muy bien la cronología de los hechos, que paulatinamente empiezan a ordenarse, aunque nunca de forma clara. Otra debilidad del relato es que nunca se profundiza mucho en ninguna secuencia y muchas quedan en el aire como “momentos sueltos”. Una de esas secuencias es cuando su padre en un bar comienza a romper todo con su guitarra, es un momento de mucha fuerza, de catarsis, pero un tanto gratuito dentro del relato, ya que, sucede de forma arbitraria y nunca entendemos muy bien las razones.

Los primeros minutos, correspondientes a la infancia de la protagonista, intentan esbozar la figura y personalidad del personaje, pero hay una imagen que se hace reiterativa a lo largo del filme y nunca tampoco logramos unirla con todo el resto, que es cuando una niña come maquis en un cementerio, pareciera ser como una añoranza de un tiempo, como un recuerdo casi onírico, pero no logra quedar claro y se transforma en un recurso reiterativo que satura. Hay muchos otros planos de este tipo dentro del metraje, imágenes que aparecen como islas dentro del montaje para tratar de suavizarlo e intentar llevar un ritmo más menos fluido entre los saltos temporales que vamos viendo en una misma secuencia.

El oficio de Wood a veces queda en cuestión, porque la cinta no corre con toda la fluidez que debería y tampoco logra grandes momentos dramáticos que hagan sobresalir a la historia, la cual recurre a dos elementos para hacerla avanzar, pero son casi una muletilla de este tipo de película (Bio pics); una entrevista que le realizan a Violeta en un programa de televisión, la cual de manera muy expositiva va uniendo los acontecimientos desde un comienzo de la película.  Junto a esto también están las canciones de Violeta, que permiten ir pasando de un lugar a otro sin mucho problema y a la vez ir narrando, ya que, muchas veces la misma letra de las canciones funciona como un perfecto interlocutor de las emociones más internas del personaje, volviendo literal a la película.

En términos formales la cinta está sumamente bien lograda, el arte es correcto, la fotografía también y lo más destacable es la interpretación de Francisca Gavilan como Violeta, se roba la película, su frescura, su forma de moverse en escena siempre la hace parecer natural y además se mantiene en un nivel interpretativo que aumento a lo largo de la historia. Sin embargo un punto bajo de la cinta son las canciones, muchas de ellas están fuera de lipsing lo cual salta y molesta a ratos, no es siempre, pero las veces que ocurre te saca de la escena, haciéndola perder fuerza emotiva.

La película se centra principalmente en dos hechos dentro de la vida de Violeta y articula toda la cinta en torno a estos sucesos más “relevantes”, que son la muerte de su hija y su amorío con Gilbert, estos dos momentos marcan su historia y en cierta forma todo gira en relación a estos eventos. Esto provoca que muchos de los personajes y otras secuencias a ratos parezcan accesorios y prescindibles, pero que a su vez otros se echen de menos, como su hijo Angel que no sabemos porque no está más hacia el final de la película.

Lamentablemente nunca logramos conocer del todo a Violeta, no se nos permite entrar de lleno en todo su mundo, no porque sea un personaje críptico, sino porque la construcción que realiza Wood no es del todo acabada, se queda mucho en lo anecdótico y no logra dar una nueva dimensión al personaje, ni tampoco logra extrapolar las emociones de ésta a lo largo de la película, quedando bastante al debe.

Director: Andrés Wood

Dirección de Arte: Rodrigo Bazaes

Sonido: Miguel Hormazabal

Fotografía: Miguel Ioan Littin

Montaje: Andrea Chignoli

Reparto: Francisca Gavilán, Cristián Quevedo, Thomas Durán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s