Home

#63

Cigarro muy íntimo

Mejor no Fumes por Felipe Azúa

El filme grabado en video digital localizado en Valparaiso cuenta la historia de Paulo, un joven veinteañero que deambula por la ciudad puerto sin mostrar un rumbo definido y sin aparentar ganas de encontrarlo, solo sigue su rutina quizas con la esperanza de encontrar en aquello alguna solución.

El camino de Paulo comienza tras el quiebre de una relación amorosa con una chica que se dispone a emprender un viaje, desde ahí entendemos que quizás nunca fueron tan buena pareja, incluso que quizás nunca fueron una pareja como tal. Temas inconclusos que aportan bastante al relato incierto de este deambular. A partir de esto Paulo pierde el rumbo, la monotonía de su trabajo y su rutina lo atrapa, lo que nos hace suponer que siempre existió aquella rutina y solo con la mujer que lo acompañaba podía superarla. Mas allá de esporádicas salidas y diálogos con amigos, padres y una carismática desconocida, Paulo no tiene intención de cambiar su situación y parece verse inmerso (y casi a gusto) en un pequeño agujero que si bien no se agranda, mucho menos se achica.

Con un lenguaje realista y austero la película intenta entrar en la rutina de Paulo y hasta cierto punto agotarnos con ella tal como lo está haciendo con su protagonista, aquí las sensaciones que se pueden extraer del personaje se manejan bastante bien por parte del actor (Tomás Verdejo) que si bien no logra emocionar, tampoco aburre y la dirección bucólica de sus actos incluso podría hacernos sentir identificados con alguna etapa de nuestras vidas. A nivel de estructura presenta un ritmo bastante lineal y a ratos tedioso que puede llegar a sacarnos del relato, a pesar de entender el uso del tedio para beneficio de la historia las pequeñas variaciones no son suficientes para hacernos sentir incómodos ni a gusto con el desarrollo del personaje y es la austeridad en este caso un arma de doble filo.

La idea de un trabajo intimista, alejado de una estructura clásica, de bajo presupuesto y centrado en sus actores, pierde fuerza al utilizar un desarrollo estático. Más allá del realismo y la verosimilitud de las acciones del joven, estas no tienen rumbo pero tampoco se mueven, no hay una teoria del viaje, por ejemplo el espiral o del laberinto a la decadencia. En esta historia solo hay momentos estáticos, que en si mismos no son un problema pero se convierten en uno al entrar por ejemplo en los terrenos del humor, los encuentros azarosos u otros códigos que corresponde a géneros como la comedia juvenil ó el romance.

Además, se entiende el uso de una ciudad como escenario de una historia y no al contrario, pero sin duda que hay elementos que se necesitan en un mundo tan minimalista y abstraido como el del protagonista. El desarrollo del cine intimista va en directa relación con la potencia de sus personajes y el desarrollo de una lógica cinematográfica. Si bien acá el personaje funciona, no deja de empujarnos a la desidia y en el otro otro lado no se encuentra en la película un desarrollo mayor de una propuesta cinematográfica, no hay indicios de búsqueda desde el punto de vista de dirección y mantiene un tono plano que se asemeja a ratos al videoclip o a la publicidad, donde no se corren mayores riesgos, un jump cut por aquí, un personaje haciéndose el chistoso por acá, un montaje paralelo con personajes incognitos por allá.  Contando eso se espera de Mejor No Fumes un uso del entorno mas activo, no solo de la ciudad, que ya nadie espera ver como el Valparaiso de postal, bohemio, portuario o alcoholizado, sino que una reinvención de la urbe en las rutinas, un elemento activo de la pena o desolación de este personaje ante lo que acaba de vivir, algo así como un catalizador de algunas emociones o una abstracción de nuevas esperanzas, cosas que entre tira y encoje siempre son parte de nuestras vida luego de terminar una relación. Asi también se necesita el uso del entorno, tanto amigos, como personajes secundarios, extras, que aporten al relato , por un lado la verosimilitud necesaria como por otro la frescura que se encuentra en las pocas interacciones que tiene Paulo. Al ser mesquino con ambos elementos termina convirtiendose en un relato tuerto, centrado en la emoción que un personaje no alcanza a transmitir y en la intimidad que ni la dirección de actores, ni propuesta de cámara o montaje logra conseguir.

[vimeo 20106673]

Director: Daniel Peralta

Producción: Daniel Peralta

Fotografía: René Durán

Montaje: Daniel Peralta

Música: Diego Peralta

Sonido: Jessica Bruna

Reparto: Tomás Verdejo, Catalina Aguayo, Antonia Bannen

Año: 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s