Home

#60

Cautiverio

La Mujer de Iván por Felipe Azúa

Esta película de egreso de la Escuela de Cine de Chile presenta la historia de Iván y  Natalia. El es un hombre cuarentón que de una manera misteriosa y poco clara mantiene en una especie de cautiverio a la chica de unos quince años. En un comienzo entendemos el carácter de su relación obsesiva y sesgada, lo que sin siquiera entender quienes son estos personajes promete una idea de investigación psicopática bastante atractiva. Logra el estado de ánimo que necesita para ver a relación de estos personajes de los que nada sabemos, esto lo cumple con la lógica del ocultamiento (al igual que con la biografía de los personajes) con una cámara respetuosa del espacio y que constantemente debe conformarse con posiciones que no dejan completar el mapa imaginario del lugar, estas características mantienen un ritmo atractivo -dentro de códigos como el thriller- al menos durante buenos primero minutos del film.

A partir del avance en la relación de estos dos personajes se comienza a diluir este tratamiento y comienzan a hacerse evidentes los problemas de punto de vista. Esta interacción enfermiza comienza a hacerse cotidiana y ahí el “secuestrador” entra en una función paternal con la joven, a partir del despertar sexual de la muchacha. Quizás el tema es una manía imposible de no tratar en una historia de cautiverio, pero la forma que tiene esta película de acercarse al tópico llega de una manera algo infantil que incluso convierte a la película en un raro cuento  bizarro. De hecho el tratamiento se torna hacia una idea casi expresionista, con tiros de cámara no vistos anteriormente y una cercanía a los personajes que quita toda la inquietud de la prima parte de la cinta.

De a poco la relación de estos dos personajes comienza a cambiar, su cotidianidad se torna en mayor deseo y luego en el avance hacia la posible libertad de la chica, este desarrollo tarda un poco y se va perdiendo nuevamente en el tema sexual, que si bien es interesante no deja de tener una visión morbosa sobre unos personajes que contrariamente son observados desde la humanidad de sus decisiones. Por un lado son bastante humanizados –si, a pesar de su extraña relación- y por otro lado los desnuda en su carácter más impulsivo. Si bien la chica es coherente con su deseo hacia su captor, basado en el síndrome de Estocolmo, el hombre se muestra errático entre el mundo de fantasía que quiere crear para su víctima (lo que contiene la enfermiza propuesta de mantenerla como una niña) y la tensión sexual que le provoca la ahora mujer. Lo que en teoría debiese ser un altibajo del personaje que lo haga tridimensional, en este caso le quita fuerza a un personaje que en su cariz psicópata se hacia interesante con la careta estoica y la probable creencia en su propio mundo, tal cual ciertas enfermedades mentales.

En general la película se va desdibujando desde una idea muy sencilla de la rutina secuestrador-víctima con tonos de thriller, pero termina siendo demasiado evidente en la teoría que quiere plantear sobre la necesidad que surge entre estos dos personajes.

Director: Francisca Silva

Producción: Anais George-Nascimento

Fotografía: Daniel Vivanco

Montaje: Francisca Silva, Felipe Eluti

Año: 2010

Reparto: Marcelo Alonso, María de los Ángeles García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s