Home

#61

La mirada extraviada

Arrieros por Samuel Olivares

Este trabajo narra la historia de un grupo de arrieros que viven en medio de la cordillera a unas pocas horas de la ciudad. Ahí llevan una vida rudimentaria, sustentada en la crianza de ganado y en la venta de productos a los visitantes que llegan hasta la zona a pasear. Se supone que son arrieros, pero poco vemos de esa labor, se supone que viven en condiciones difíciles, pero no pasan grandes problemas o penurias, se supone que están ahí por tradición, pero no vemos cuáles son sus costumbres. Pero por que uno se hace a priori todas esas suposiciones, simplemente porque la película parte con un texto que señala y engrandece de buenas a primeras las condiciones de excepción a las que se enfrentan estos personajes, que nunca sabemos bien quiénes son.

El documental intentar mostrar el estilo de vida de los arrieros, pero la construcción audiovisual que se realiza le hace un flaco favor al relato. No hay ningún tipo de cuidado en los planos, los encuadres son imprecisos, los movimientos de cámara peores y lo que podría ser un interesante documental de observación, se transforma en una mera anécdota, sin pies ni cabeza. Por todas estas falencias la película se torna algo inerme y fútil que naufraga a los pocos minutos de historia. Claramente las decisiones de construcción audiovisual no son las más acertadas, pero tampoco la es la selección de sus personajes, ya que, podemos ver un ramillete de personas que pasan frente a la cámara, sin saber cuál es la conexión entre ellos, sin son padre e hijos o hermanos o simplemente amigos, haciendo más difícil el entendimiento de las condiciones de vida establecidas por ellos mismos en la lejanía, en su “marginación” de la sociedad por la preservación de su oficio.

Por otro  lado la excesiva cercanía del dispositivo de la cámara produce que los personajes interactúen de manera poco natural haciendo poco creíble las actividades de su vida cotidiana, produciendo momentos que poco nos describen su mundo “real”, ya que, muchos de estos momentos se ven demasiado preparados para la “cámara”. De esta forma se pierde la unicidad de su labor en estos tiempos y que es lo que los lleva a permanecer ahí. Simplemente vemos a un grupo de hombres que se la pasan bebiendo y que al otro día lidian con la resaca, que un grupo de arrieros que lucha contra las vicisitudes de la cordillera, como lo anuncia el cartel inicial. Y perfectamente este podría ser el punto de vista de la película, pero lamentablemente no es así. Pareciera ser un trabajo con una mirada extraviada, tanto en forma como fondo, ya que, el director sólo observa como estas personas viven, pero sin darle ninguna connotación a éstas imágenes más allá de su simple mirada, no existe un punto de vista que nos hablé de lo que piensa o siente por los personajes que retrata. Por esto el trabajo divaga constantemente entre una persona y otra, entre una secuencia inconexa tras otra, haciendo tedioso y confuso el relato.

“Arrieros” es un trabajo muy primario que no permite reflexionar más allá de su precaria calidad técnica, produciendo una película acéfala, en donde se es incapaz de traspasar una emoción o una sensación clara, ni siquiera un relato, son solo imágenes pegoteadas sin mucho sentido.

Director: Juan Baldana

Producción: Agustina Eyzaguirre, Juan Baldana

Montaje: Juan Baldana, Claudia Averbuj, Hernán Walter

Música: Sergio Vainikoff

Sonido: Sergio Cabrera

Año 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s