Home

#52

Teatro

Drama por Felipe Azúa

 

“Drama” narra la historia de un trío de jóvenes estudiantes de teatro que, alentados por un profesor, comienzan a aplicar técnicas actorales creadas por Antonin Artaud experimentando con sus propias vidas para encontrar a los personajes que los llevarán a un trabajo final, en esta búsqueda los jóvenes van entrando en un juego sórdido por superarse los unos a los otros y al mismo tiempo llevándose a límites dramáticos para cada uno de ellos. 

Esta sinopsis que poco se aleja del resumen “ejecutivo” de la película (la narración no tiene muchas opciones de interpretación) nos adentra de inmediato en una lógica de película que podemos encontrar en distintos modelos. El juego que intenta imponer el director se basa principalmente en un despertar sexual algo tardío por parte de estos jóvenes, obsesiones con el cuerpo y la sexualidad que hace que gran parte de sus búsquedas sean solo en este sentido. Los traumas del protagonista con su madre son el eje central de su forma de ser y se ven exaltados en una personalidad egoísta y pedante que lleva a sus compañeros a una exigencia mayor para ser “mejores actores”, como es de esperar se ven envueltos en drogas, prostitución, narcotráfico, peleas y otras experiencias supuestamente enriquecedoras. 

En una primera lectura se puede ver que el film pretende romper con la comodidad de los dramas burgueses para llevarlos a un extremo marginal y provocador, pero en este ánimo termina siendo una observación poco prolija y algo prejuiciosa del desarrollo del artista o en este caso del actor. Si bien el director demuestra conocer los pormenores del “actor de teatro” e intenta desarrollar algo a partir de esa cercanía, no termina de sacarse los ropajes de otras historias que tratan de una forma crítica al artista joven que proviene del medio intelectual o burgués. Si bien sumerge a los personajes en otros ambientes, estos no salen de la lógica urbe-nocturna que implica el peligro y a la vez la seducción. A cierto andar ya se siente que sus protagonistas están cómodos ante el ejercicio teatral, quizás siquiera lo necesitaban y esto es solo una muestra de su rutina. Por otra parte en el espíritu de la película no se interiorizan los ejercicios planteados manteniendo su formalidad en la ficción, dejando de lado una posible experimentación de sus postulados con la propia materia fílmica (difícil no pensar en “Mitómana” José Luis Sepúlveda y Carolina Adriazola) 

En general la ópera prima de Matías Lira se asume como una gran pretensión donde se intenta mostrar algo sobre estas técnicas teatrales (quizás criticarlas o admirarlas, no hay un punto de vista claro) mezcladas con el estereotipo del artista atormentado que se refugia tras cierto personaje amenazador que lo hace bastante atractivo para un guión. Con esta mezcla se maneja una narración cerrada, bastante prolija en cuanto al conflicto y el drama, se trata de un movimiento continuo tal como en las teorías dramáticas imperantes. No está demás hacer el alcance sobre su exitoso paso por Fondos y Festivales del extranjero donde la película obtuvo su financiamiento, esto es quizás un dato poco relevante para algunos, pero es importante a la hora de evaluar el cine que se está proyectando desde Chile para otras latitudes, considerando además la aceptación que generó en un público nacional mayormente joven que asistía a Sanfic en el estreno nacional del film.

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “Drama

  1. Pingback: SANFIC 6 « cine chileno / zapatoschinos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s