Home

#31

 Sánchez en su ocasión más peligrosa 

Tiempos Malos por Samuel Olivares

 

 

Más de una década transcurrió para poder volver una nueva cinta de Cristián Sánchez, que sin duda (más a nivel internacional que nacional) es uno de los cineastas contemporáneos más trascendentes de nuestro país, con una trayectoria de más de treinta años en la cual ha construido un cine sumamente personal con varias características particulares que hoy en Tiempos Malos se vienen a reafirmar.  

La película narra la historia de Ángel, un adolescente, que pierde a su padre en un confuso incidente criminal. Su madre y hermana después del funesto hecho deciden emigrar al sur, pero el joven se queda viviendo junto a una vecina. Una noche Ángel por azar salva a una muchacha, nieta de un capo del hampa, seducido por la joven mujer ingresa a este submundo delictual en donde forja una estrecha relación con el líder, el cual al ser delatado y aprehendido por la policía exige que el muchacho tome el mando de sus negocios. 

En parte está  es la trama principal de Tiempos Malos que cuenta con tantos personajes y diversas líneas de acción que acotar su relato a tan solo eso, es un tanto mezquino, aún así es a través de este hilo conductor por el cual transita la película, yendo y viniendo siempre dentro del mundo delictual, desde el hampón más miserable, como el que práctica el cambiaso hasta el líder de este cartel del narcotráfico que gracias a su actuar ha logrado una portentosa vida.  

El mismo Sánchez señala que tantos años sin filmar le hicieron verter casi todas sus ideas en este filme, aunque intentando no perder el norte dentro de la narración que se basa (o más bien dicho se origina) en un libro titulado Chicago Chico, un relato del submundo del hampa que Sánchez adaptó a un tiempo más contemporáneo (aunque atemporal en gran medida) y a su estilo, es decir, con personajes átonos, sin grandes dramatismo actorales (pero si con acciones que de cierta forma son dramáticas; como asesinatos y engaños) pero siempre lo más destacable dentro de sus puestas en escenas son lo identificables que resultan sus personajes, ya que, siempre cada uno cuenta con características tan particulares que lo hacen único, además que dentro de la historia estos siempre llevan el mismo vestuario lo cual visualmente los hace reconocibles a primera vista. Dentro de esta construcción que hace tan particular a sus personajes hay otros aspectos importantes a señalar como lo es el habla y la forma de hablar (una constante en el cine de Sánchez) la cual es muy propia de nuestra idiosincrasia rescatando lo “chileno” y además entremezcla una vez más el trabajo entre actores y no actores (en donde estos últimos se roban la película) quedando en claro que el cine de Sánchez se construye entre la improvisación y un margen de error que siempre están contrapuestos a un encuadre riguroso, sumamente cuidado; que desarrolla acciones en dos o tres términos visuales o que en ocasiones se reencuadra a través de marcos de puestas o ventanas o que se refleja en un espejo otorgando siempre un grado más complejo a su mirada, sin quedarse en lo someramente descriptivo-narrativo sino que trata en un cierto nivel de elevar su estética cinematográfica, lo cual a la postre termina articulando un todo extraño que está a veces al límite de caer y diluirse con un discurso, pero que al confiar finalmente en la yuxtaposición de sus imágenes genera que sus películas sean siempre un arrojo, que en algún grado te sorprenden, te someten a una reflexión y que nunca subestiman al espectador, pareciendo quizás a ratos un tanto el cine del futuro, que se entiende como tal y sin miedo abandona el hiperrealismo para construir un otro, absolutamente cinematográfico. 

Como es costumbre en sus películas, esta última también está sumida en una extrañeza dada por las situaciones, por el actuar de sus personajes dentro de ciertos momentos, por la no voluntad y su complejo devenir al cual siempre afrontan con una actitud tan serena y tan a merced del mismo acontecer que los sitúa en una realidad lejana, pero demasiado familiar, que bordea a ratos lo surreal y la ensoñación. La decisión y cual camino tomar nunca están al albedrío de sus personajes, sino que están sumidos en una llanura nebulosa en donde todos los factores externos como las mujeres, el sexo, el dinero, el poder, entre otros los rodean y tientan constantemente bordeando siempre el lado oscuro del ser y sus intenciones, tal cual película de cine negro, pero con características no tan ceñidas al género, creando un retrato del lumpen criollo que debe ser de lo más especular que hemos visto en nuestro cine, pero sin ser para nada realista.    

Dentro de este mismo aspecto de lo “criollo” hay un notable rescate del habla y del dicho popular y aunque a ratos vuelve muy críptica a la película porque hay un montón de términos desconocidos (al menos para mí) que la hacen difícil de seguir en algunos momentos y que incluso en otros parece estar un tanto sobrecargada al discurso, dejándola por instantes al límite de lo foráneo en su propia tierra, ya que, utiliza al “coa” como base de su lengua, pero a un “coa” más antiguo, más elegante de cierta forma que retrata el status de los hampones, los cuales ostenta una vida acomodada.   

Por último otra característica propia de su filmografía y que en esta está muy bien manejada es la situación del absurdo, lo cual parece muchas veces inexplicable para nosotros, pero funciona con cierta lógica dentro del relato. Haciéndolo risible y cómico a cada momento, con circunstancias que rayan el ridículo o la inverosimilitud, pero al estar inmersos en la construcción de este otro ensoñado de manera casi surreal te permite aceptar las circunstancias y es más entenderlas como un artificio cinematográfico que permite a la película ser lo que es; un dispositivo de un real, de un tiempo, que no es sino la construcción de un otro imaginario.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s