Home

#23

El Oficio Documental

Gente Joven por Samuel Olivares


La selección de cortometrajes Gente Joven nos trajo este año dieciocho trabajos (nacionales en su mayoría) a la parrilla del festival, la mayoría de los trabajos eran estreno en Chile aunque había un par que traían más recorrido e incluso premios a su haber, los cuales, sin tener que ser una lógica per se,  fueron lo más destacado de la sección, pero lamentablemente una vez más (al igual que SANFIC; la comparación más odiosa) nos encontramos frente a una selección de cortometrajes bastante paupérrima, tanto en historias como en búsquedas de estilo, quedándose prácticamente en lo amateur, ya que, su técnica ni daba siquiera para pensar que detrás de su desarrollo hubiese una academia avocada al cine. Lo que nos hace cuestionar méritos sobre la labor de las escuelas de cine o audiovisual, es decir, tratar de entender donde ponen el foco, si en la técnica, la teoría, la experimentación o que simplemente (y lamentablemente) están interesados en el negocio de la educación.  

Puntos a destacar son unos cuantos trabajos que tiene un factor en común; “la idea documental”. Lo señalo como una idea porque, sin querer ser purista, todos estos cortometrajes se articulan bajo el concepto de una realidad filmada que de forma estetizada y manipulada buscan lograr ciertos momentos dentro de su construcción que se acerquen más a una ficción. 

Mapocho de Cristóbal Zapata (uno de los cortometrajes nacionales con más galardones del último periodo de festivales)  presenta una narración simple y directa basada en la idea de cine primitivo, donde el objetivo “contempla” (lo de objetivo no es gratuito) el proceso de vida, desarrollo y muerte del Río Mapocho, sin duda es una obra de exquisita técnica y con un interés documental muy reconfortante de ver, aunque a ratos cae en estaciones obvias (sobre todo en su relación con música) y su objetivismo lo pone al borde de evitar temas importantes como la marginalidad que se instala en ciertos tramos del Río que en este caso son totalmente ignorados.

 Otro trabajo destacable es el de mi colega en este espacio (más allá de cualquier problema ético de comentarlo aquí mismo), titulado Al Final del Día una ficción que por donde se le mire parece un documental, el relato de un día en la vida de un obrero que al termino de su jornada laboral va en busca de su amor, un historia mínima, simple y tan común para muchos; llena de poesía y humanidad que con una sólida construcción visual logra prescindir del diálogo (otra aspecto en común de estos tres trabajos).

 

Por último está el trabajo ganador del festival titulado El Hijo de Carlos Leiva, un documental riguroso y silencioso que nos muestra la relación de un padre y su hijo, en donde la preocupación y el afecto del padre nos sitúan en la perspectiva moral del por qué de la indiferencia del hijo, una película para reflexionar sobre la relaciones humanas, aunque sospechosamente pulcra, ya que, abundan los raccords y los planos prolijamente compuestos, lo cual le resta veracidad y dureza a la historia, estando en este caso al borde de lo ficcionado. 

Resumiendo, no cabe duda que nuestro “mejor” cine sigue sosteniéndose en una relación directa y cotidiana con la realidad y no es casualidad que nuestras películas documentales (o que se acerquen más a lo documental) en comparación a una ficción posean una mayor factura en todos los aspectos que conforman una película. Al parecer nuestro oficio es documental.

Anuncios

Un pensamiento en “Cortometrajes Gente Joven

  1. Pingback: FICV09 « cine chileno / zapatoschinos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s