Home

#13

Una mirada sin norte

Retrato de un Antipoeta por Samuel Olivares

 

Hacer un documental sobre una persona involucra al menos como objetivo traspasar varias aristas del individuo en cuestión para hacerla interesante y finalmente transformarlo en un personaje que te den ganas de ver para así empaparse en algún grado de su humanidad y visiones del mundo. Ahora si al frente tenemos a alguien que por antonomasia es un personaje, por lo demás conocido a nivel público, por su obra, el juego indica un ejercicio al revés en el cual queremos ver a la persona y no al personaje, porque la idea es poder darle siempre una nueva dimensión al individuo que se busca retratar.

 

Mucho se había hablado que era un logro que Nicanor Parra se dejase grabar por tanto tiempo, porque es un individuo hosco, ancianísimo por lo demás, y que este trabajo abría nuevas aristas sobre él, porque era una labor de diez años, lamentablemente esas son siempre expectativas, positivas, que ayudan a despertar el interés en el público, pero que cuando uno va a la sala y finaliza la proyección, se termina preguntando ¿y en diez años, no hubo nada más?

 

Retratar a un personaje viejo es por donde se le mire algo interesante, ya que, son siempre personas que bordean la locura, abordan la realidad a través de recuerdos imprecisos e ideas descabelladas, claro está que esa es la dimensión del mundo que dan solo los años. Pero si enfrente de la cámara tenemos a un rupturista de la poesía, a un genio de las palabras, a un artista visual incipiente, octogenario, cuerdo en su locura debería al menos configurarse una película interesante, pero Retrato de un Antipoeta debe ser el más paupérrimo acercamiento hacia Nicanor Parra que podamos vislumbrar, a ratos el documental más que retratarnos a Parra, parece la película de un director inquietado en poder lograr dar con su película, es un documental que es se configura como un collage, lamentablemente sin pies ni cabeza.

 

La secuencia inicial ya despertaba enormes perspicacias con respecto a un trabajo erróneo en sus decisiones, un montón de elementos tan mal utilizados que terminan diluyendo lo poco de sustancia que tiene la película. La historia tiene un lineamiento estructural que trata de ser cronológico con pequeños saltos hacia el presente, secuencias que parecen videoclips, totalmente fuera del marco estético de la cinta ( si es que posee un marco), una voz en off acompañada por un soplo de un viento envolvente que trata de elevar al director-narrador a un grado inexplicable, en donde cada vez que habla ensucia las ideas que vierte Parra, un excesivo uso de la música que por donde se le mire es absolutamente prescindible siempre dentro de una película, sumado a un pésimo audio y una cámara sin unidad fotográfica, nos hacen preguntarnos donde está el norte del filme. Es lamentable que una figura de tal tamaño sea desperdiciada de esta forma.

 


 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s