Home

#11

Un in/cómodo Viaje

Paseo por Felipe Azúa

 

El largometraje de tesis de Sergio Castro San Martín (Escuela de Cine de Chile) nos arroja bastantes inquietudes y preocupaciones para quedar masticando luego de la función, como primera impresión eso será siempre de valor. Constantemente nos obliga como público a tomar partido en la narración y no a tomar partido por uno u otro personaje sino a construir su propia narración. Con límites bien definidos, nos lleva de un lado para otro incursionando como noveles guionistas y completando las oraciones y acciones de los silenciosos protagonistas, quizás muy silenciosos.

Inevitablemente la sinopsis le lleva SPOILERS, si quiere no la lea, pero léala igual porque esta película no se compone sencillamente de su sinopsis sino de muchas cosas más. La trama nos relata como una madre angustiada por la cesantía y con una evidente crisis existencial (muy recatada por cierto, nada de clichés) decide llevar de “paseo” a su hijo que entra en la adolescencia, claro que este paseo no es nada de divertido sino mas bien es la búsqueda del padre ausente por diez años, como es de esperar lo encuentran [comienzo del Spoiler] y tras sobrias conversaciones la madre (no) le comunica al padre que viene a entregarle al niño (el “no” viene a que la opción del director dejar estas escenas en secreto), ella vuelve lógicamente destrozada y el hombre intenta crear un lazo inexistente con este callado niño-joven que sin duda esconde un resentimiento extremo que llevará la película a un sorprendente punto de giro. [Fin del Spoiler y de la sinopsis también].

 

Comentar una película como esta no es nada fácil, ya que es muy frecuente caer en la atracción que pueden provocar elementos tan bellos y sutiles como los de la trama, los paisajes y la forma que contiene al relato. Como bien se autopublicita la película es una cuestión muy mínima y aunque bien sabemos que esto no es nada nuevo, aún así es reconfortante volver a ver algo así en un festival que no se caracterizó por las películas nacionales con identidad y búsqueda cinematográfica. Acá algo se percibe (aunque sea tras la huella dejada por otros como JLTL o AFA), existe una búsqueda del lenguaje y cada plano significa múltiples cosas, unos mas otros menos y gracias a Dios (en realidad al director) no está al servicio de una narración que podría caer en lo sensacionalista.

 

Durante el relato nos damos cuenta que existen grandes ansias de romper con las lógicas dramáticas, se agradece como se pone en duda la fuerza de la voluntad en el actuar de los personajes, se pone en duda el desarrollo emocional y el arco dramático, y todo esto no solo con la especulación de la novedad sino que centrándose en sensaciones mucho mas verosímiles que en la mayoría del cine nacional. Punto en contra es el pobre desarrollo de la relación entre madre e hijo, puede ser una opción, pero por muy lejana que sea su relación se hace inverosímil tamaña independencia entre ambos. Y como no todo puede ser miel sobre hojuelas, la película tiene también algunos grandes desaciertos, aunque tiene un especie de norte cinematográfico no necesariamente llega a algún lugar, se queda mas bien en el paseo y no alcanza a ser un viaje placentero. Repite conceptos estéticos que a esta altura ya son mas un gesto que una búsqueda, encontramos el seguimiento escorzo y corte en movimiento mientras Roberto Farias recorre su lugar de trabajo, un seguimiento eterno de su caminar por una especie de fundición que nos remonta directamente a “Obreras Saliendo de la Fábrica” o el plano sobre una camioneta donde se tranza el fondo en movimiento con la quietud del personaje (“Desde Lejos”), además y mas terrible son muchos planos que te entregan más de un punto de vista a la vez, mensajes equívocos en el desde adonde se mira. Emparentada con este problema en la búsqueda también está la pretensión de hacer una película silenciosa, cuando bien podría tener más diálogos y la lógica verosímil así lo requiere a ratos.

 

La calidad técnica también es un punto negro en el desarrollo de la historia, auque para mi no es un elemento detractor, para cierto público se requiere mucha pulcritud y un desarrollo técnico elevado para soportar este tipo de cintas /no está demás decir que cerca de ¼ de los espectadores se retiraron de la función/, aquí la post-producción y el formato le juegan en contra al filme, con escenas muy contrastadas y llenas de color excede lo que podría soportar una pantalla preparada para 35mm. Con una proyección en Betacam. El sonido también tiene un trabajo de post-producción donde encontramos errores en los foleys y exageración de casi todos los sonidos ambiente, que a ratos podría ser interpretados como una función subjetiva y psicológica pero justo son los momentos donde la cámara no acompaña aquella función.

Apunte 1.- Fijarse en las buenas actuaciones, sobre todo en las escenas mas honestas y menos pretenciosas, cuando ellos se encuentran y la mujer le cuenta el porque de su viaje.

Apunte 2.- Fijarse en el logro mas evidente de esta película está en su narración, la forma de entregarnos la historia es dosificada y con gran paciencia, pero además nos muestra enigmas que no podemos resolver del todo, nos evita todo lo importante. La película está en otro lado y no lo digo como el típico comentario que busca profundidad en cosas que no lo tienen, aquí literalmente la película se encuentra en otro lado, se encuentra en las pequeñas elipsis, en el no relato, es como ver todos los trozos que menos importan.

Apunte 3.- En una escena compuesta de manera sospechosamente reconocible, la mujer se desviste para tomar una ducha, fuera de la habitación y al otro lado de la composición vemos también un televisor que transmite “El Zapato Chino”. Aunque la lógica narrativa y las funciones de la cámara no son ni parecidas es atractivo ver que este tipo de películas puedan ser considerados como referentes para ciertos cineastas jóvenes (como también para nuestro blog).

 

Nacen muchos otros temas que tienen que ver con los aciertos y desaciertos de esta cinta y aunque es reconfortante ver que ha sido elegida como ganadora en la competencia nacional en Sanfic, también es preocupante la reacción del público en la sala y aunque quise escribir sobre aquello, las ganas de hablar sobre la película me la ganaron. Unas preguntas que no está demás hacerse y que conforman una discusión muy atingente, ¿pasará como siempre, las “películas más inquietantes” no conectan con el público?, ¿será una nueva oportunidad para discutir sobre la industria, las distribuidoras, los fondos públicos, los cines, etc? Y más aterrador aún ¿tendrá la distribución necesaria “Paseo”?

 

Bonus track: les dejo un link para que escuchen un podcast de Ricardo Carrasco Farfán en el lanzamiento del libro de Roberto Trejo “Cine, Neoliberalismo y Cultura”, tiene unos comentarios de Cristián Galaz y Silvio Caiozzi que bien cabrían sobre este último tema, por el tono de los comentarios creo que ellos no vieron /ni verían/ Paseo, ni algunas otras que a mi juicio se relacionan mucho mejor con el público (que logra verlas por supuesto) que las de estos mismos realizadores.

 

http://www.ciberokupa.cl/RADIO%20TREJO.Mp3


 

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “Paseo

  1. En Paseo, se aprecia ese cine que nace desde las ganas de contar historias reales, sencillas y cercanas, sin querer mostrar algo exagerado o taquillero. El director escribió y expuso lo que quería… Suerte en la difusión !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s