Home

#9

El poder de la Palabra

Por Felipe Azúa


 

El primer largometraje documental propiamente tal de Francisco Hervé nos lleva a recorrer el día a día sobre una micro, tenemos un acceso muy interesante al submundo que significa el comercio ambulante, más específicamente el que se desarrolla sobre las micros de Santiago, de aquí también se extrae la experiencia de SINTRALOC, el sindicato que agrupó a mas de 2.000 de estos comerciantes cuando comenzó a operar el actual sistema de transporte público. Como algunos supondrán, este documental podría haber sido un típico estudio seudo-sociológico sobre los cambios que presentaría para todo el mundo esta transformación lo que habría terminado siendo agotador ya que la mayoría estaríamos de acuerdo con cualquier propuesta crítica sobre el sistema, pero he aquí la gracia y salvador de este documental, el punto de vista. La sutileza que contiene el tema afirma una narración mucho mas interesante que se centra en como utilizamos el lenguaje (verbal y no verbal) para el convencer al otro, como usamos la labia, el discurso, la imagen corporativa y todas esas acepciones a las que muy bien hacen alusión su título y que constantemente vemos reflejado en los discursos extremadamente rebuscados de los vendedores microbuseros.

 

Desde un comienzo presenta de manera muy resumida el próximo plan de transporte público y comienza a adentrarse en lo que significa para los comerciantes no poder trabajar sobre las micros. Registra además otros alcances de esta renovación que tiene que ver con esta especie de disfrazar todo para que se vea mejor, sin necesariamente ser mejor, cambiarán las micros, los conductores y la ciudad en si, transformándonos en un “nuevo Santiago”. La ironía es sin duda base fundamental de este documental, imposible será olvidar a esa caricatura de motivador que da charlas a choferes del Transantiago y que constantemente cita a filósofos para dar respuesta a los temas más simples y cotidianos. Por otro lado Hardy es uno de los dirigentes de el sindicato de trabajadores de la locomoción colectiva y sin ser el mas entusiasta de todos se compromete con la causa e intenta como puede contactarse con varias autoridades para lograr exponer los puntos de su organización, en paralelo vemos como su relación familiar se ve menoscabada por la imposibilidad de trabajar /su señora también ejerce el mismo oficio/. Por otra parte también lo acompaña David quien tiene una actitud mucho mas aguerrida y se muestra como un líder natural del sindicato, con textos algo lúcidos pero muy rebuscados /quizás soñadores según el mismo/ y entrampados en añejas ideologías, tanto así que termina en un estrambótico discurso quitándose la camisa (que tanto defiende para verse mas uniformados) y poniéndose una polera estampada con la ya pisoteada imagen del “Che” Guevara en el centro y algunas hojas de marihuana en sus mangas, un cúmulo de contradicciones impresionante y de verdad una secuencia alucinante.

 

Desde el punto de vista cinematográfico tiene un gran valor ya que se toma en serio el uso de la cámara y da la sensación de una planificación muy estudiada, a ratos encontramos elementos robados a la ficción, seguimientos muy estudiados, cámaras contemplativas y un montaje bastante fluido. Formalmente es más que correcta, aunque talvez el ritmo que generan a ratos unos carteles (literalmente carteles) gráficos, que explican sobre la transformación Transantiago y a la vez explicitan este cambio, es poco fluido y no permiten seguirlos de manera natural pero de verdad que es un pelo de la cola cuando se compara con la fuerza de la narración que no te suelta, primero con la información, luego con la ironía y a mi juicio remata con la emoción, emoción que está muy bien caracterizada en secuencias como por ejemplo Hardy que es un tipo muy positivo y entrador viéndose enfrentado a su mujer que ya no soporta la situación por la que pasan, (esto justamente pasa sobre una micro!) y de ser irónico pasa a un drama familiar, que superan o suponemos que lo hacen con el amor que se tienen y que se demuestra con simples gestos rescatados por la cámara, como una tomada de manos caminando.

 

Como ven son variados los temas que pasan por la película y mejor aún por los que la película pasa y desde ahí también nacen inquietudes que escapan de la función en el cine, no vendría mal hablar de la situación de los comerciantes y su forma ilegal de trabajo, así como también de como ciertos discursos sirven tanto como para calmar las aguas como para elevar a las masas, el constante flujo de información de los medio también es un tema que se puede debatir en la cinta, también y muy importante el poder de la imagen cuando vemos cambiar los carteles pintorescos (y bastante flaites) de las micros amarillas por los remozados y sofisticados diseños del Transantiago pero que al final son la misma cuestión no mas;  o ¿por qué no? debatir sobre que funciones lógicas que utiliza un documental para convencerte de entrar a debatir estos temas.

 

Esperemos que estas conversaciones tengan siempre un debate donde comentarse y no dejemos que estas películas pasen por los festivales para quedar olvidadas o esperando su estreno en el canal de todos en ese horario mega estelar de las realizaciones chilenas (como lo comentaba con el mismo director del documental). Tratando de ser lo mas rebuscado y pomposo posible para comprobar la efectividad del poder de la palabra espero haberlos convencido de esperar el estreno nacional de esta cinta dentro de “El Documental del Mes” en Noviembre. 

 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s